Prácticas recomendadas para los publicadores de capas

Las capas que publique proporcionan los bloques fundamentales que permiten la construcción de mapas y aplicaciones. Por lo tanto, es necesario considerar qué datos incluir en las capas, qué usuarios necesitan acceso a los datos que se publican y cómo esos usuarios usarán las capas.

Las siguientes secciones explican los dos tipos principales de capas que se crean a partir de entidades espaciales, cómo sus mecanismos de almacenamiento afectan a la forma en que se usan y cómo controlar quién puede editar sus datos de entidades.

Comprender cuándo publicar teselas o capas de entidades

Los tipos principales de capas utilizados en los mapas son teselas y capas de entidades. Cada uno proporciona una funcionalidad diferente y tiene un propósito distinto.

Las teselas admiten la visualización rápida de datasets grandes. Si necesita dibujar una gran cantidad de entidades complejas en una sola capa, publique sus datos como una capa de teselas alojada.

Si los datos se actualizan frecuentemente y es necesario editar entidades, publíquelos como una capa de entidades alojada. Las entidades muestran la información de geometría, atributos y símbolos de las entidades de SIG vectoriales. Son útiles cuando necesita exponer los datos para la visualización, consulta y la edición en la web. Cuando los datos se publican como una capa de entidades alojada, se pueden actualizar y editar con la frecuencia necesaria. La administración de emergencias es un ejemplo típico de datos que cambian con frecuencia. Durante un evento activo, el personal de emergencia puede comunicarse con el público actualizando los límites de las zonas de catástrofes, agregando nuevas ubicaciones de refugios, etcétera. Presentar estos datos como una capa de entidades alojada permite al personal de emergencia y a los ciudadanos ver rápidamente la información más reciente sobre una emergencia.

Cómo almacenar las entidades

Si tiene pocos datos y va a ser el único editor, puede agregar los datos directamente en el mapa como colección de entidades. Se pueden agregar a un mapa formatos de archivo habituales, como CSV, shapefiles y GPX, como colecciones de entidades. Es una forma rápida y rentable de almacenar y administrar los datos. Por ejemplo, si tiene una hoja de cálculo de oficinas regionales, solo tiene que arrastrarla sobre el mapa. Si no tiene datos almacenados en un archivo, puede crear su propio conjunto de entidades en Visor de mapas agregando una capa de boceto. Las capas de boceto son mejores cuando solo hay algunas entidades que agregar. Los conjuntos de entidades se guardan en el mapa y cualquier cambio que realice se reflejará en el mapa la próxima vez que se abra.

Si decide usar shapefiles en Map Viewer Classic, tenga en cuenta que el shapefile debe tener un tamaño inferior a 2 MB y contener menos de 4000 entidades de punto o 2000 entidades poligonales o de línea para agregarlo a Map Viewer Classic. Si el archivo es demasiado grande, puede generalizar las entidades para reducir el tamaño del shapefile y, por lo tanto, mejorar la visualización web. Puede generalizar las entidades utilizando una aplicación de escritorio como ArcGIS Pro o puede hacer que Map Viewer Classic realice la generalización al agregar el archivo al mapa. La generalización reduce la precisión de la capa de shapefile a aproximadamente 1 metro en Web Mercator y quita los vértices dentro de 10 metros en Web Mercator. De esta forma, se mantiene una visualización informativa y precisa de las entidades, al tiempo que se reduce el tamaño global de los datos y se agiliza la visualización de la capa en el mapa.

Nota:

La generalización no funciona bien en entidades poligonales coincidentes previstas para visualizaciones a gran escala, ya que crea falsos polígonos. En el caso de esas capas, publique una capa de entidades alojada desde el shapefile and use esa capa en Map Viewer Classic en su lugar.

Si son varios los usuarios que necesitan editar los datos, publíquelos como una capa de entidades alojada. Una de las ventajas de utilizar ArcGIS Online es que no hay que instalar ningún software de servidor ni administrar recursos adicionales. Las capas (publicadas como servicios) se ejecutan en un entorno de nube administrado por Esri en el que el servidor se escala automáticamente para satisfacer la demanda. Puede publicar entidades con el sitio web, ArcMap o ArcGIS Pro. En ArcMap y ArcGIS Pro, también puede actualizar y volver a publicar los datos. En el sitio web, si ha publicado la capa de entidades alojada desde un archivo (y no se ha habilitado la sincronización), puede sobrescribir los datos existentes en la capa y mantener las propiedades de la URL y de la capa. Si es necesario realizar estas operaciones frecuentemente, puede automatizar el proceso a través de secuencias de comandos. También puede crear varias vistas de una capa de entidades alojada. Las vistas de capas de entidades alojadas le permiten controlar qué campos y entidades están disponibles para públicos específicos sin necesidad de duplicar los datos.

Controlar quién puede actualizar sus entidades

Si desea que cualquier persona que tenga acceso a la capa de entidades alojada pueda actualizar los datos, habilite la edición y elika el tipo de ediciones que desee que realicen los demás. Por ejemplo, puede restringir la edición solo a agregar entidades o solo a actualizar las entidades existentes. También puede permitir que todos los usuarios agreguen, actualicen y eliminen entidades. Tenga en cuenta que, si la capa de entidades alojada se comparte públicamente con la edición activada, el público general podrá editar los datos. Si tiene necesidades de edición más complejas, aproveche las vistas de la capa de entidades alojada para aplicar los permisos de edición específicos para cada tipo de público. Las vistas de la capa de entidades alojada son útiles cuando, por ejemplo, desea que los trabajadores móviles tengan acceso de edición a la capa, pero también desea compartir la capa públicamente para que los usuarios la vean y agreguen comentarios. Puede tener varias vistas en los datos, cada una de ellas con su propio conjunto de capacidades de edición, simbología y filtrado. Esto permite adaptar cada una de las vistas de capas de entidades alojadas según sus necesidades.

Como propietario de las entidades almacenadas en el mapa, puede realizar ediciones en Visor de mapas o Map Viewer Classic utilizando las herramientas de edición disponibles en cada aplicación.

Al trabajar con una capa de entidades alojada, el propietario de las entidades, los administradores de la organización y los miembros de un grupo de actualizaciones compartidas con los que se ha compartido la capa también pueden abrir la capa con control total de edición, aunque la edición esté deshabilitada. Para abrir la capa con control total de edición aun cuando la edición esté desactivada, debe abrir la capa en Map Viewer Classic. Para ello, abra la página de elementos, haga clic en la flecha desplegable del botón Abrir en Map Viewer o Abrir en Map Viewer Classic, y seleccione Abrir en Map Viewer Classic con pleno control de edición. También puede elegir esta opción en el menú desplegable de títulos de elementos en la pestaña Mi contenido de la página de contenido. De este modo se garantiza que solo aquellos miembros de la organización que estén autorizados o que sean de confianza, como el propietario del mapa, los administradores y usted, pueden editar los datos.